Bolivia inauguró una planta de GNL que costó US$ 145 millones

Fue construida en Río Grande, Santa Cruz, y busca dotar de suministro energético a varias poblaciones rurales. Tiene una capacidad de licuefacción de 210 toneladas métricas de gas natural.

bolivia-inauguro

Bolivia inauguró su primera planta de gas natural licuado (GNL), que costó US$ 145,8 millones, en la región de Río Grande en el departamento de Santa Cruz, para dotar de suministro energético a varias poblaciones rurales.

La nueva planta tiene una capacidad de licuefacción de 210 toneladas métricas de gas natural. Tiene 32 cisternas criogénicas, dos regasificadores móviles, 27 estaciones satelitales de regasificación, además de un sistema de control y monitoreo de cisternas.

“Brasil tiene interés en comprar GNL y gas licuado de petróleo (GLP). Algunas empresas han ofrecido pagar hasta ocho dólares por millón de BTU (medida británica del gas) cuando el precio promedio en el mercado internacional está en cinco dólares”, precisó el ministro de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez.

El GNL se convirtió en los últimos años en un sustituto del petróleo y es una industria que crece al 10 por ciento anual, según el director de la consultora Gas Energy Latin America, Álvaro Ríos. “El GNL va a ir paulatinamente desplazando al petróleo (diésel y gasolina) por sus costos, abundancia, limpieza en su combustión y por el impulso de política públicas que vendrán a partir de la COP 21 (cumbre climática de París de 2015)”, agregó.

Ríos precisó que en Sudamérica existen seis estaciones de regasificación de GNL, otras seis terminales en construcción y una en proyecto. Una estación de licuefacción opera en Perú y dos posiblemente se construirán en Ecuador y Perú, respectivamente. Agregó que Chile tiene dos estaciones regasificadoras y una en proyecto. Argentina posee dos estaciones. Uruguay proyecta construir una planta regasificadora y Brasil tiene dos regasificadoras y construirá cinco más.

Compartir