Según la operadora Nucleoeléctrica Argentina

Avanza la extensión de la vida útil de Embalse

El Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de Córdoba otorgó la licencia ambiental que permite proseguir con las obras de mantenimiento y repotenciación de la central nuclear, que podría estar nuevamente en marcha dentro de 12 meses.

A casi un año de la salida de operaciones del complejo nucleoeléctrico, la extensión de la vida útil de Embalse avanza más rápido de lo previsto. Todo indica que la central podrá volver a producir energía a fines de la próxima temporada o, a más tardar, a comienzos de 2018.
El Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de las obras de refacción, modernización y repotenciación de la planta, elaborado por el Centro de Desarrollo y Asistencia Tecnológica (CEDyAT), acaba de ser autorizado por la Resolución 203/2016 del Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de Córdoba. A partir de la obtención de esta licencia, Nucleoeléctrica Argentina (NA-SA) tiene vía libre para proseguir con el proyecto.
Según informó la operadora, el trabajo del CEDyAT permitió identificar y prevenir las alteraciones en el medio ambiente que pudieran generar las obras antes de su ejecución. “Asimismo, a través de una audiencia pública recolectamos las inquietudes de los vecinos potencialmente afectados, lo que resultó fundamental para ratificar el consenso social de la iniciativa”, indicó Omar Semmoloni, titular de NA-SA.
A decir del directivo, de un total de 192 inscriptos en dicha audiencia 188 avalaron el emprendimiento. “El EIA aprobado representa uno de los ejemplos profesionales más importantes en dicha materia tanto a nivel local como regional”, destacó.
A criterio del secretario legal del CEDyAT, Mariano Reano, si se tiene en cuenta el compromiso ambiental asumido por la Argentina en el Acuerdo de París, la promoción de la energía nuclear resulta clave para el país. “Se trata de una vía de generación que no sólo garantiza un suministro energético más seguro, sino que también contribuye con el cuidado del medio ambiente y la lucha contra el calentamiento global al evitar la emisión a la atmósfera de dióxido de carbono (CO²)”, resaltó el especialista, quien disertó en la audiencia pública.
De acuerdo con el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, a la aprobación del EIA del CEDyAT le seguirá el desarrollo de todas las etapas previstas en las Leyes 10.337, 10.208 y 7.343 de la provincia de Córdoba, junto con su Decreto reglamentario 2.131/00. “La realización de esta obra en cumplimiento del marco normativo nos insufla oxígeno para avanzar con la construcción de una cuarta planta nuclear”, proyectó el funcionario, quien recientemente visitó las instalaciones de Embalse.

En cifras

La extensión de la vida útil de la central nuclear cordobesa demandará una inversión final de u$s 1.600 millones. La planta, de 648 megawatts (Mw) de potencia bruta, será  repotenciada para producir unos 700 Mw de energía en el transcurso de las próximas tres décadas.
Estas obras constituyen la salida de funcionamiento de Embalse más duradera en la historia. Durante los 32 años que estuvo en servicio, la central sólo registró detenciones de inspección y mantenimiento –cada 24 meses– por un plazo no mayor a los 40 días.
El complejo atómico tiene unos 500 empleados estables, a los que hoy se suman otros 1.500 por parte de las empresas contratistas que están trabajando en su reacondicionamiento (Invap, Electroingeniería, Impsa, Vialco, Pérez Companc, la italiana Ansaldo y las canadienses Candú y E3, entre otras). En el pico de los trabajos, que incluirán el recambio de los 380 tubos de presión del reactor nuclear y de los generadores de vapor, el número de operarios trepará hasta las 3.000 personas. ©

Compartir