Según expresó Marcos Peña, jefe de Gabinete de la Nación

“Antes de fin de año crearemos un marco de reglas previsibles para relanzar la industria petrolera”

El jefe de ministros destacó que el Gobierno está trabajando en un acuerdo federal que prevea las condiciones económicas y laborales para incrementar la inversión en el upstream de hidrocarburos. Al mismo tiempo, disparó duramente contra el kirchnerismo. “La corrupción y la desidia llevaron a la destrucción de la matriz energética”, fustigó.

Es uno de los funcionarios de mayor confianza del presidente Mauricio Macri y el principal encargado de la estrategia política del Gobierno. Desde la Jefatura de Gabinete, Marcos Peña coordina las distintas áreas del Ejecutivo. Eso no impide que se meta en cuestiones que considera centrales para la plataforma gubernamental de Cambiemos, como la política energética del Gobierno.
“Necesitamos una política de Estado que mire a 10 o 20 años, entender las grandes tendencias del mundo y los desafíos de la cuestión energética. El Presidente lo considera uno de los caminos más importantes en pos de lograr el objetivo de pobreza cero”, señaló el funcionario durante la apertura de la Jornada “La energía como motor de crecimiento”, organizada por AEA en Buenos Aires a fines de noviembre.
El foco de la política de la Casa Rosada –indicó– está centrado en el incremento de la inversión; a su entender, la única vía para crear los millones de puestos de trabajo que precisa la Argentina para reducir los niveles de pobreza. “Para eso necesitamos empresarios innovadores que asuman riesgo, pero también un Estado que contribuya a planificar el futuro del país”, añadió.
Con un claro sesgo revisionista, Peña criticó duramente la política sectorial aplicada por el gobierno anterior. En ese sentido, abogó por la recuperación de la institucionalidad. “Es imposible desarrollar políticas de Estado sin un marco institucional adecuado que se respete y que esté por encima de las personas y de un gobierno de turno. Esto no estuvo tan claro en los últimos tiempos. Se generó un daño al pensar que un gobierno debe actuar con políticas mesiánicas y autoritarias”, disparó el jefe de ministros.
“En ese sentido, hemos avanzado mucho este año, con un parlamento que dialoga, consensuando temas importantes, sabiendo que no va a haber unanimidad de posturas pero buscando una política más sana tendiente a la unidad. Hemos fortalecido al Estado a través de concursos para que haya un plantel profesional, como lo hicimos con la propuesta de directorio de Enargas (el ente regulador del gas), que estamos regularizando después de muchos años de discrecionalidad”, agregó.

Hoja de ruta

La clave, a entender de Peña, es establecer una hoja de ruta que permita diseñar un plan energético nacional a 20 años. Los pilares conceptuales de esa estrategia están ligados a la integración al mundo en cuanto a las tendencias internacionales en materia de energía y a la diversificación de la matriz productiva y al desarrollo territorial. “Queremos lograr una revolución en el área de infraestructura”, destacó Peña. “En el sector energético, tenemos uno de los mejores equipos. Este año se han sentado las bases para una revolución energética que va a dar soporte para ese gran crecimiento que esperemos para los próximos 20 años de la Argentina. En cada rubro que toca la energía había conflictos, deudas, disensos, y en poco tiempo se realizaron licitaciones por u$s 6.000 millones entre centrales térmicas y proyectos renovables, que ya están licitados y adjudicados”, detalló el funcionario.

marcos-pena-2

Peña:
“En cada rubro que toca la energía había conflictos, deudas, disensos, y en poco tiempo se realizaron licitaciones por
u$s 6.000 millones entre centrales térmicas y proyectos renovables, que ya están licitados y adjudicados”

Lo que viene es el establecimiento de un marco general de amplio espectro para la industria hidrocarburífera, que instaura definiciones económicas como los precios internos del petróleo y gas, así como cuestiones ligadas a la mejora de la productividad laboral.

“Hemos logrado precios más bajos de energía térmica, lo que sienta las bases del crecimiento del sector eléctrico. Ahora debemos avanzar con los gobiernos provinciales y representantes sindicales para definir un marco de reglas de juego previsibles en la industria del petróleo y el gas. El presidente está liderado esas negociaciones a fin de aprovechar las oportunidades geológicas que ofrece el país, como por ejemplo el potencial no convencional de Vaca Muerta”, afirmó el jefe de Gabinete.

Desidia

El funcionario buscó dejar bien claro la diferencia con los gobiernos kirchneristas. “La Argentina es un país donde la desidia y la corrupción llevaron a la destrucción de la matriz energética”, disparó con artillería pesada.
Al mismo tiempo, defendió las principales políticas de Cambiemos para el sector. “Logramos implementar marcos tarifarios graduales y previsibles y trabajar sobre la conciencia de la sociedad de que son recursos limitados. Tenemos enormes oportunidades en materia de energía. En el área nuclear, donde decía que no íbamos a avanzar, estamos cerca de anunciar el financiamiento para construir la cuarta y la quinta central nuclear. También conseguimos millonarias inversiones para proyectos renovables de energía eólica y solar. En la misma línea, queremos tener definido antes de fin de 2016 un acuerdo federal energético para lanzar una sana carrera de inversión y desarrollo. Sabemos que este primer año difícil es un año de siembra, y esperamos que el que viene sea de cosecha”, concluyó Peña. ©

Peña: “En el área nuclear, donde decía que no íbamos a avanzar, estamos cerca de anunciar el financiamiento para construir la cuarta y la quinta central nuclear. En la misma línea, queremos tener definido antes de fin de 2016 un acuerdo federal energético para lanzar una sana carrera de inversión y desarrollo”

 

Compartir